Esta aventura empezó de pequeña, dibujando vestidos de novia en hojas de cuadros, mientras mi abuela cosía mis disfraces.

Cuando llegó el momento de estudiar elegí Historia del arte. Pero por cosas de la vida volví a conectar con mi pasión y cambié a Diseño de moda, para pasar de los bocetos que hacía de niña a vestir novias reales.

Trabajé en distintos ateliers de vestidos de novia a medida hasta que decidí crear algo diferente: prendas versátiles para seguir dándoles vida más allá del día de tu boda.

Así nace mi primera colección APARIENCIAS, que conecta con las distintas actitudes ante el día B.